Esta Pagina Requiere Flash Player 8 O Superior

     
 
Linfomas Argentina
  Nuestra Misión
  Quiénes somos
  Nuestros Servicios
  Contáctenos
 
   
 
Acerca de los Linfomas
  Qué es un linfoma
  Tipos
  Signos y Sintomas
  Diagnóstico
  Tratamientos
  Consejos Practicos
 
   
   
   
   
   
 
Facebook Galería de Videos
 
  Boletin  
   
   
 
  Guía para el paciente
  Artículos
  Sitios Recomendados
  Revista Tercer Tiempo
 
   
   
   
   
     
 
Declaración de Cartagena - 4to Foro de la Alianza Latina - Cartagena de Indias 19/20 Noviembre 2009 - LinfomasArgentina
 
     
  Sello de calidad Medicina XXI  
     
   
     
   
     
     
 
Laboratorio Roche
 
     
     
 
Varifarma
 
     
     
 
 
 
 
El testimonio de Nuestra Subida al Champaquí
 
Invitamos a todos aquellos que nos quieran hacer llegar su testimonio como lo hizo Nuestra Subida al Champaquí a enviarnos un mail a info@linfomasargentina.org.
 
     
  Si de altos y bajos, subidas y caídas se trata, los pacientes de linfoma y sus familiares saben mucho. En esta oportunidad, Gustavo se hace voz de un grupo de personas cuya fortaleza es de admirar por todos los que estamos al lado de alguien que alguna vez pasó por ello. Porque también conocemos la experiencia y estamos para apoyarlos, sostenerlos y si es necesario cargarlos sobre nuestros hombros.  
     
  (Para aquellos que hoy se encuentran en la base del Cerro)

Hace un tiempo atrás esto que hoy estoy escribiendo hubiese resultado un sueño, personalmente, si miro hacia atrás, debo decir que yo también tuve mis dudas. ¿Quién no las tendría al saber que, en realidad, el viaje de transformación hacia una nueva forma de vivir nuestra “VIDA” existe y solo depende de nosotros mismos?

Todos aquellos que hemos estado involucrados en este grupo, sentimos las ganas de transmitirles que a pesar de que hoy pueden estar atravesando un momento difícil, podemos también encontrar historias capaces de conmover el espíritu y elevar el alma, brindando un mensaje de esperanza.

Todo comenzó con una gran idea de un grupo de excelentes profesionales que luchan día a día por lograr una relación médico-paciente más humana, apoyada por un laboratorio que hoy nos proporciona a través de un anticuerpo monoclonal, una nueva esperanza para remitir los linfomas no-Hodgkin.

Hoy me permito asociar nuestra experiencia de subir el Cerro Champaquí, junto a dichos médicos, a la experiencia que viví cuando fui diagnosticado de Linfoma no-Hodgkin. Yo, al igual que Uds., me encontraba en algún momento en la base de ese cerro, sentado junto a mi médico escuchando todo aquello que resuena en nuestros oídos como si fuera un castigo, y la pregunta que imagino que cada uno debe hacerse es… ¿Podré subir este cerro? Y es cierto, uno mira hacia arriba y observa no solo que la cima parece estar lejos, sino que para llegar a la misma debemos atravesar una serie de obstáculos aunque, como alguien una vez me dijo, “si el camino que recorres no tiene obstáculos, no conduce a ninguna parte “.

Con la ayuda de los médicos (nuestros guías del camino), y las drogas, comenzamos nuestra travesía hacia la cima. Algunos con paso firme, otros lentamente, pero todos como nuestro guía nos recalcaba constantemente: “con pasitos cortos” .

A pesar del cansancio, y de los obstáculos que debíamos atravesar, siempre tuvimos en mente nuestro objetivo final, y no estábamos dispuestos a rendirnos. Cada paso nos llevaba un poco más arriba, un poco más cerca.

...”cuánta fuerza de voluntad podemos descubrir interiormente cuando sabemos lo que queremos”…

Llegó un momento que mis piernas y mis rodillas me dolían y solía tambalearme ante tantas rocas que se presentaban en el camino, pero recordaba constantemente una frase que había leído en un libro:

...”Si quieres vivir una nueva vida, no dependas de tus piernas para caminar, sino de tu voluntad”.

Fue así que llegamos a esa famosa Cima del Cerro y todos nos abrazamos emocionados: médicos, pacientes, acompañantes. Y algunos no podían contener sus lágrimas.

En un momento me permití mirar hacia la base del cerro, ya casi no se distinguía. Cuan lejano me resultaba aquel momento en que me encontraba en la base del cerro y desde allí, desde los 2100 metros, y luego de caminar durante dos días, me senté sobre una roca y cerré mis ojos. Descubrí que algo nuevo había nacido en mí, que me marcaría para toda la vida y que me permitiría de ahora en más descubrir una manera más emocionante de vivir, en la que podemos descubrir nuestro infinito potencial…

Gracias a todos mis compañeros que alguna vez estuvieron en la base del cerro y hoy me han acompañado en esta travesía, porque me permitieron VIVIR tres días de una gran intensidad. Gracias al laboratorio por brindarnos los medios para lograrlo y gracias a todos aquellos médicos que luchan día tras día, por mejorar la relación con sus pacientes, dedicándoles parte de su valioso tiempo.

Para ver el clip “Desafiando el Champaquí 2006”, haga clic aquí.

Firma
Todos los que subimos alguna vez…
Gracias Gustavo Soto.
 
     
     
 
[ volver ]
 
     
Powered by Dinardi Project